Casos en los que no rigen las Coberturas de Destrucción Total para Autos

En la Ciudad de Buenos Aires es obligatorio tener nuestro vehículo asegurado para transitar libremente en la vía pública, evitar grandes inconvenientes y contar con un respaldo económico si ocurre un siniestro vial. Existen muchas compañías que ofrecen servicios de destrucción total pero, antes de contratar alguno de ellos, debemos informarnos correctamente sobre las pólizas de cada empresa para saber en qué casos la cobertura no es válida y los montos de los que cada una se responsabiliza.

En este artículo detallaremos la cobertura de destrucción total del grupo asegurador San Cristobal Seguros para ubicarnos en este tipo de servicio. En primer lugar, debemos saber que la empresa cuenta con un seguro de incendio total o parcial en el que incluye “los daños materiales que sufra el vehículo asegurado por la acción del fuego, explosión, roce o choque de o con otros vehículos, personas, animales o cualquier otro agente externo y ajeno al mismo vehículo”, en el que se excluyen los daños de orden mecánico o eléctrico, pinchaduras, cortaduras y/o reventones de neumáticos que no sean consecuencia de un acontecimiento cubierto. Además, cubre daños de incendio como consecuencia de terremoto, tornado, huracán o ciclón, granizo e inundación, daños de incendio como consecuencia de hechos de huelga, lock out o tumulto popular, siempre que el conductor no sea partícipe de los hechos.

Según el grupo asegurador, este tipo de cobertura quedará sin validez si el vehículo se encuentra en mal estado de conservación, desgaste, oxidación o corrosión, si los daños se producen por quemadura, humo u otros deterioros que provengan de contacto o aproximación con fuentes de calor externas al vehículo o si existen daños originados por la corriente que afecten a la instalación eléctrica del vehículo.

En caso de robo o hurto total, San Cristobal seguros detalla en su sitio web las principales exclusiones de la cobertura: equipo reproductor de sonido y/o antena aunque sea original de fábrica, daños como rotura de cristales y raspones, como consecuencia de robo o intento de robo, los faltantes cuando se produzca robo total y aparezca luego el automóvil (a excepción de que su seguro incluya la cobertura de Robo Parcial) y las tapas de ruedas, radiador o tanque de combustible, escobillas, limpiaparabrisas, espejos exteriores y herramientas sean parte o no del equipo original de fábrica.



Los comentarios están cerrados.