Ley de Riesgos de Trabajo: su importancia y renovaciones

Desde el año 1996 la Ley de Riesgos de Trabajo se encuentra vigente pero ha contado con varias renovaciones a lo largo de los años. En enero de 2017 se realizó la última modificación mediante un decreto de urgencia incorporando cambios, tanto para los empleadores como para procedimientos en casos de reclamos.

Tal como lo describe en su sitio web, “la Superintendencia de Riesgos de Trabajo tiene como objetivo primordial la protección del trabajador frente a los riesgos del trabajo y la promoción de ambientes sanos y seguros”.

Los accidentes de trabajo en la actualidad surgen a partir de fallas o inexistencias de sistemas de prevención y, si bien existen procedimientos que se deben llevar a cabo para disminuir los riesgos y así lograr construir ambientes de trabajo seguros, muchas empresas no les prestan atención y deben recurrir obligatoriamente a las ARTs.

Entre las principales modificaciones que se realizaron, como mencionamos anteriormente, se establece que el trabajador que no esté registrado y, consecuentemente, no cuente con una cobertura de riesgos de trabajo no está obligado a pasar por una comisión médica en caso de sufrir un accidente laboral.

Por otro lado, otro de los cambios se encuentra en los plazos de incapacidad laboral transitoria que se presentan a raíz de accidentes laborales o enfermedades. El decreto previo al actualizado en enero de este año indicaba que el plazo de incapacidad laboral era de un año y ahora ha sido extendido a dos años. En el plazo de esos dos años, la Aseguradora de Riesgos de Trabajo será la encargada del pago del sueldo del damnificado. Este plazo finaliza una vez que se obtiene el alta médica, por incapacidad laboral permanente, fin del plazo de dos años o fallecimiento.

Además, a partir de la nueva resolución de la Superintendencia de Riesgos de Trabajo, también se introducen mejoras en las indemnizaciones laborales. Es decir, se ajustarán los salarios por “aplicación de la variación del índice RIPTE, (Remuneraciones Imponibles Promedio de Trabajadores Estables)”.

Los informes correspondientes a estos datos, elaborados por la Secretaría de Seguridad Social, se pueden encontrar en el sitio web del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Presidencia de la Nación Argentina.

Otra de las modificaciones realizadas en el decreto se basa en la caducidad de las prestaciones dependiendo de las deudas del empleador. Es decir, la ART deberá brindar prestaciones dentro de los 3 meses posteriores una vez finalizado el contrato de afiliación, el cual termina si el empleador adeuda hasta tres cuotas mensuales, mientras que el decreto anterior fijaba dos meses como plazo máximo de tolerancia.

Con estas renovaciones, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires busca corregir irregularidades que se presentan en los sistemas de riesgos de trabajo a partir de demandas laborales y así dar origen a situaciones más equitativas entre empleados, empleadores y aseguradoras.



Los comentarios están cerrados.