¿Cómo determinar la incapacidad en un juicio por accidente laboral?

Los juicios son una disputa ante un juez que demora años y puede tardar más de lo esperado en resolverse. Esto no es una excepción en los juicios por accidentes laborales y es sabido que algunos han demorado hasta más de 6 años. La principal causa de las demoras surge por el fin de determinar la incapacidad laboral.

La incapacidad laboral es la principal secuela que queda en el empleado luego de sufrir un siniestro en horario laboral ya sea dentro o fuera de su espacio de trabajo y que será clave a la hora de definir el monto correspondiente de su indemnización. Si luego de los trámites de las comisiones médicas no se llegara a un acuerdo entre el monto fijado por la ART se deberá accionar por vía judicial.

En caso de que el damnificado gane el juicio contra la ART, la compañía aseguradora deberá abonar la retribución económica correspondiente. El monto a abonar se calcula en base de la fórmula estipulada por ley y varía de acuerdo a la legislación de cada región.

Existen dos factores que se deben tener en cuenta a la hora de realizar el cálculo y que, posiblemente, hagan que el monto de la indemnización varíe. Ellos son la incapacidad física y la incapacidad psicológica causadas a raíz de la enfermedad o accidente laboral.

Un perito médico designado por el juez será el encargado de determinar el porcentaje de capacidad laboral que haya perdido un empleado. De esta manera se podrá realizar un examen imparcial que muestre el estado en el que se encuentra el trabajador y poder definir en qué estado se encuentra su incapacidad.

En cuanto a las incapacidades psicológicas, las mismas serán analizadas por un perito psicológico que podrá analizar las consecuencias que el accidente causó en el trabajador. A raíz de ello se podrá definir también cuál es el monto correspondiente para la indemnización, al igual que en el caso de la incapacidad física.

Existen algunos casos en los que las ART no quieren hacerse cargo de siniestros laborales. Generalmente esto se da cuando la compañía de seguros no considera que el accidente sea laboral. Es decir, que considera que el mismo ocurrió con anterioridad del ingreso del empleado al trabajo o por motivos externos que no están relacionados con las tareas desarrolladas en su trabajo. Otro caso se da cuando el empleado cuenta con alguna patología que no está contemplada en la legislación vigente.

El fin de las indemnizaciones es compensar económicamente al empleado luego de haber sufrido un siniestro en el trabajo. Tanto los plazos de pericia física y psicológica como los de cobro de indemnización no dependen de nosotros sino que de la ART y la Justicia por lo que solo se deberá ser paciente y predisponerse de la mejor manera para realizar los trámites y estudios correspondientes a cada lesión o enfermedad.



Los comentarios están cerrados.