Seguros de salud para particulares.

En Grupo NR trabajamos con una variedad de aseguradoras de alto nivel y de gran prestigio que ofrecen distintos planes de salud para particulares pensados específicamente para asistir correctamente su salud y la de su familia.

Los planes, generalmente, incluyen reintegros tanto en ópticas como en prótesis o tratamientos psicológicos, red de sanatorios y centros médicos en los que opera la aseguradora y cartillas médicas completas para la libre elección de prestadores.

Las principales coberturas incluyen urgencias en centros sanitarios, urgencias a domicilio, asistencia pediátrica, visitas médicas ambulatorias, pruebas de diagnóstico, intervenciones, tratamientos y prótesis, hospitalización, gastos de tratamientos de rehabilitación, uso de ambulancias por urgencia vital, clínicas, cirugías, gastos de asistencia dental, control del embarazo y asistencia en parto.

Además, es interesante saber que muchos de los planes de salud ofrecidos por las compañías de seguros cuentan con cobertura en el exterior para que tanto usted como su familia viajen con total tranquilidad y la única preocupación sea disfrutar. Se debe tener en cuenta que, dependiendo el plan y la compañía, los límites de cobertura variarán.

En caso de padecer enfermedades preexistentes, iniciadas o diagnosticadas antes de querer contratar el seguro, usted deberá averiguar con la compañía si las mismas permiten que el seguro sea contratado sin inconvenientes. Muchas veces, los seguros prefieren no asegurar a pacientes que padezcan enfermedades como la diabetes.

En todas las ocasiones resulta muy importante informarse previamente a la contratación del seguro para confirmar que el mismo cumple con las exigencias y necesidades de cada cliente. Una vez que la propuesta está aceptada y el seguro emite la póliza (en la que se detallan las condiciones del plan incluyendo fecha de inicio y fin de la vigencia, personas aseguradas, riesgos cubiertos, suma asegurada y exclusiones), se debe verificar que todo coincida con lo pactado. Para estar seguros de que eso suceda y poder evitar futuros inconvenientes, no queda otra opción que leer detalladamente la póliza y, en caso de que haya errores o información faltante, informarlo a la aseguradora antes de los 30 días de haberla recibido.

 



Los comentarios están cerrados.